El gallardo español.- Miguel de Cervantes

El gallardo español
Miguel de Cervantes Saavedra

Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016.- Edición de Florencio Sevilla Arroyo

Empezando por el final. Miguel de Cervantes cierra esta comedia de “El gallardo español” con una desenvuelta declaración de intenciones al escribirla, como es la de “mezclar verdades con fabulosos inventos”. Pero, si entre las verdades mezcla gran parte de su historia personal, en los declarados inventos no dejará de proyectar el ensoñamiento y la realidad de una vida que no vivió.

Apreciamos como real en la presente obra el marco histórico en el que se desenvuelve. Esta bella comedia de “moros y cristianos” está centrada en los enfrentamientos del año 1563 en la defensa española de las plazas de Orán, Mazalquivir y el fuerte de San Miguel, y se citan en ella a muchos de sus destacados protagonistas, como el insigne don Álvaro de Bazán. El aspecto histórico se encuentra, como es de ver, bien documentado. Es probable, según los expertos, que Cervantes hiciera la lectura de documentos como “La descripción general de África”, de Mármol y Carvajal, así como el “Diálogo de las guerras de Orán”, de Baltasar de Morales. Sigue leyendo

La entretenida

La entretenida
Miguel de Cervantes Saavedra

Sobre la Introducción y edición de Florencio Sevilla Arroyo
Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

“La entretenida” es una comedia de capa y espada de ambiente madrileño con los consiguientes enredos amorosos, pero que –contraviniendo los usos de moda- no acaba en casamiento, ni feliz ni infeliz. Este final tiene que ver con la decisión y la voluntad renovadora de Miguel de Cervantes y su oposición a los tópicos de “la comedia nueva” que representaba Lope de Vega y su éxito imparable de sus representaciones en los corrales de comedias.

Puede decirse, con la mayoría o la totalidad de los estudiosos, que “La entretenida” es una parodia de las obras de Lope de Vega y el género que mejor desarrolló de las comedias de capa y espada. En cierto modo nos encontramos con el mismo experimento llevado a cabo con el Quijote y su parodia de las “novelas de caballería”. A tal fin no dudará en alterar los estereotipos de los personajes con un alto grado de comicidad que hará impredecible el final.

La comedia cervantina aporta, además, un nuevo concepto en el tratamiento de los mundos de los señores y el de los criados, que discurren de forma paralela en mitad de sus intrigas, problemas y soluciones con una inclinación mayor a favor del mundo de los sirvientes con características similares al estilo de los entremeses. Sigue leyendo

El rufián viudo llamado Trampagos

El rufián viudo llamado Trampagos – Entremés
Miguel de Cervantes Saavedra

Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio, S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

Nos encontramos ante un entremés pensado para distraer y divertir al público en el espacio de tiempo entre los dos primeros actos de la representación de una comedia larga y carece, por tanto, de nudo argumental; se trata, podríamos decir, de un breve cuadro popular escrito en prosa, como casi todos los entremeses, en el que el ambiente urbano y el mundo del hampa y la prostitución son los protagonistas. Esta pieza de ambiente se complementa con la inserción de  música, canciones y bailes populares.

Lo señalado anteriormente no significa que el entremés carezca de interés, sino que obedece a los fines comentados de servir de complemento de una comedia; pero nos ofrece, sin duda alguna, la ocasión de adentrarnos en el cuadro vivo de lo que significó la existencia de un mundo sórdido, lleno de picaresca y miseria que nos evoca lo descrito en la novela ejemplar de Rinconete y Cortadillo y el personaje de Monipodio, jefe de los mafiosos. En este batiburrillo aparecerá también la figura del cautivo, aunque su cautiverio no se debiera a causas tan nobles como haber participado en batallas como la de Lepanto, sino al robo, la extorsión y las peleas con resultado de muerte. Sigue leyendo

El laberinto de amor

El laberinto de amor
Miguel de Cervantes Saavedra

Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio,S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

Tanto las obras menudas como las graves no dejan de carecer de antecedentes; ésta de “El laberinto de amor” también los tiene y el motivo central de “la acusación falsa de la dama” aparece en obras como “Orlando furioso” de Ariosto con el caso de Ginebra o en el que de una viuda hace Bocaccio en el Philocolo. Pero nadie podrá discutir la tremenda originalidad de Miguel de Cervantes a la hora de afrontar el argumento y desarrollo de esta comedia.

Tal vez, buscando la mejor definición para esta obra teatral, valga referirse a ella como “comedia de enredo”, y aún de “laberinto de comedia” o de maraña que viene a ocupar casi por entero el tema central para dejar en segundo plano el motivo mencionado de la acusación falsa a la dama del que arranca.

Por encima de cualquier otra consideración, a mí me admira la habilidad de Cervantes para organizar un caos absoluto sin perder la compostura y sin perderse en el embrollado desarrollo de la trama; mantiene la intriga despertada nada más comenzar la comedia tras la dura acusación contra la vida y el honor de la dama y no nos abandonará ya la curiosidad por conocer el desenlace en el que mediará un desafío o duelo. El laberinto de personajes, acciones, situaciones y trances en los que los protagonistas se enredan, se complica aún más cuando se disfrazan y aparecen en otros trajes y oficios o se hacen pasar unos por otros y unas por otras sin que sepamos a ciencia cierta quién es quién en todas las ocasiones.

Sigue leyendo

El trato de Argel

El trato de Argel
Miguel de Cervantes Saavedra

Introducción y edición de Florencio Sevilla Arroyo
Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

Dos curiosidades previas. “El trato de Argel” se ha conservado solamente como manuscrito en dos copias. Se trata, si no de la primera obra de teatro de Cervantes, sí de las primeras y de las que disfrutaron de la buena aceptación y éxito de público.

Cabría dudar de su valor literario dada la inexperiencia de Miguel de Cervantes; pero, ciertamente, a mí me parece que muestra una gran pericia para ensamblar los diferentes cuadros que la componen y que el texto rezuma frescura, corrección y agilidad, que está bien construido y resulta convincente, tanto en las escenas amorosas como en las de cautiverio.

Cervantes no se apartará ni un centímetro de su inicial concepto del arte dramático para el cual las comedias deben ser “espejo de la vida humana, ejemplo de las costumbres e imagen de la verdad”(sic) (Don Quijote, I-48) sin renunciar –cosa inherente al gran autor universal- a su vena innovadora, la que –en mi opinión- le puso a las puertas de superar en el teatro los clichés del Siglo de Oro, concebido en verso, para apuntar al teatro en prosa que escribirá en gran parte de sus célebres entremeses, por cierto, no representados.

¿Qué encontramos en “El trato de Argel”? Básicamente, una imaginaria historia de amor que sirve de hilo conductor para narrar algo real e histórico, tan bien conocido como mal sufrido por el autor, al dramatizar sobre la vida en cautiverio y denunciar las vejaciones y malos tratos sufridos a manos de sus amos. Apunta, incluso, a la denuncia política reclamando la actuación del rey para acabar militarmente con la impunidad de los musulmanes. Pero, como es costumbre en Cervantes inmerso en la conmoción social, política y religiosa, del

Argel. MIGUEL DE CERVANTES y sus compañeros de cautividad.

imperio español, recurre con notable maestría al recurso de la alabanza como crítica, de tal modo que difícilmente pueda ser tachado de antiespañol o anticatólico. Confiesa por delante su fervor patriótico y su catolicidad, alabando las virtudes de unos y otros, pero haciendo notar en aquellos elevados reconocimientos la máxima exigencia de cumplir y hacer cumplir con justicia las exigencias de la fe y la defensa del reino corrigiendo los yerros que denuncia. En este caso se trataría de atender la situación de los miles de cristianos cautivos y entregados al comercio de la esclavitud.

Sigue leyendo

La casa de los celos y selvas de Ardenia

La casa de los celos y selvas de Ardenia
Miguel de Cervantes Saavedra

Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

Como lector de teatro debo confesar la dificultad que encontré para seguir y entender esta obra de Cervantes; no sólo por tener que leer en verso, sino por la complejidad de las escenas, la disparidad de situaciones y la multiplicidad de personajes. Me pareció, finalmente, una comedia sin final. Y me gustaría saber cómo demonios podría montarse una representación de esta pieza teatral. Desde luego, no puedo imaginarlo sin un trabajo previo de adaptación extenso.

Dada mi casi imposibilidad de emitir un juicio adecuado sobre este texto, seguiré la crítica y el análisis del profesor Florencio Sevilla Arroyo de su edición en Penguin Clásicos (Barcelona, 2016) “Miguel de Cervantes – Teatro completo”. En el apartado correspondiente a “La casa de los celos”, Florencio Sevilla afirma, y confirma mi impresión de mero lector, que “Cervantes nos sorprende con una llamativa comedia, tan desconcertante como problemática desde todos los puntos de vista” en la que se abandona “el trasfondo de la verdad histórica enriquecida con lo poético para instalarse por completo en territorios desatadamente fantásticos, donde sólo impera lo maravilloso y sólo gobierna lo mágico”.

El tema en torno al cual se organiza la comedia será el de “los celos”, “encuadrándolo, además, en un entorno caballeresco, pastoril y alegórico” y dando entrada “a una caterva inusitada de personajes: paladines legendarios y heroínas míticas, encantadores emblemáticos, pastores cómicos, figuras alegóricas, divinidades mitológicas…e incluso alguna criatura celestial”. La acción se multiplica y diversifica de manera heterogénea y de manera trepidante en “retos o desafíos caballerescos, encontronazos y huidas repentinas, encantamientos y vaticinios, visiones mágicas, burlas irrisorias, apariciones y desapariciones, etc.

Sigue leyendo

La Cueva de Salamanca

La Cueva de Salamanca.- Entremés
Miguel de Cervantes Saavedra

Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio,S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

El que nos encontremos ante un entremés o comedia breve no quiere decir que la obra carezca de importancia y deba calificarse de secundaria; antes bien, en opinión de expertos cervantistas como José Manuel Udina, podemos asegurar que “es una aportación al teatro auténtica y valiosa” por lo que “ha merecido ser por su perfección tan imitada que el propio Calderón de la Barca no dudó en ser uno de los primeros en hacerlo”.

Aun así, Cervantes se curaba de espantos en el prólogo a las Novelas Ejemplares diciendo: “…que Dios te guarde, y a mí me dé paciencia para llevar bien el mal que han de decir de mí más de cuatro sutiles almidonados”, en evidente alusión a los académicos universitarios.

El entremés “La Cueva de Salamanca” nos recuerda al Decamerón de Boccaccio por su carácter festivo y libertino. Aparecerá citado en él un personaje histórico como el bandolero Roque Guinardo o Guinart, como lo hace también en el Quijote (II, cap. 60). Los métodos de Guinart para acallar a los campesinos y conseguir su apoyo eran expeditivos y brutales, quemando sus haciendas y matando sus animales o llevando a cabo acciones más graves si le hacían frente. Roque Guinart era, también, de origen campesino y un exponente del problema catalán de la época y la decisión del gobierno español de terminar con la situación. Cervantes pone a su don Quijote en manos de Roque Guinart, acepta su superioridad y no presenta combate, haciendo del bandolero una descripción bastante idealizada y criticando –de paso- las ejecuciones de sus colegas. Y, entre otras, aparecerá la cuestión de los poetas y su condición cuando el personaje de Cristina exclama: “Basta; ¿Qué también los diablos son poetas?”. A lo que replicará el barbero: “Y aun todos los poetas son diablos”.

Sigue leyendo

La guarda cuidadosa

La guarda cuidadosa
Miguel de Cervantes Saavedra

Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

Esta pieza teatral forma parte del conjunto de obras conocidas como entremeses. Se trata de obras cortas, más breves que las comedias, que siguen la huella de los célebres “pasos” de Lope de Rueda, escritas con entera libertad y destinadas a ocupar el espacio de los entreactos en las representaciones. Miguel de Cervantes parece escribirlas liberado de dos de sus grandes obsesiones: el éxito indiscutible de Lope de Vega y la experiencia necesariamente traumática de su cautiverio en Argel. El resultado son unas piezas de indudable frescura y espontaneidad, no exentas de la carga irónica que caracteriza la escritura del Quijote.

Sigue leyendo

Tragedia de Numancia.- Miguel de Cervantes Saavedra

Tragedia de Numancia
Miguel de Cervantes Saavedra

Introducción y edición de Florencio Sevilla Arroyo
Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

La Numancia  de Cervantes está considerada como una de las mejores tragedias del siglo XVI en la que se introdujeron alteraciones tales como la ausencia de coros y la aparición de personajes bajos como protagonistas. Se trata de una tragedia histórica basada en los sucesos del siglo II anterior a nuestra era en los cuales se produjo el exterminio de los arévacos por Escipión tras un largo asedio a la ciudad de Numancia.

Aunque la obra pretende ser histórica, no se desprenderá de las propias vivencias experimentadas por Miguel de Cervantes en la batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571) y su cautiverio en Argel. En cierto modo, Numancia experimenta lo heroico ante los romanos y el cautiverio en el cerco impuesto.

Sigue leyendo

El juez de los divorcios

El juez de los divorcios.- Entremés

Miguel de Cervantes Saavedra

Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio,S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

Si no consiguió Cervantes el éxito que esperaba en el teatro no lo fue por falta de calidad y estilo, sino por su posición ante el arte dramático defendiendo el clasicismo y la presencia de un Lope de Vega arrollador, ingenioso, hábil y renovador del género en cuanto al tratamiento y los temas. Pero Cervantes aportó algo al teatro que parece pasar desapercibido, y fue su manera de escribir  en prosa  los famosos entremeses, frente al teatro exclusivamente en verso de Lope o Góngora.

La interconexión entre el mundo narrativo y el teatral se hace evidente en Cervantes en la aparición de personajes simultáneamente en novelas  y piezas teatrales; así podemos encontrar en la novela ejemplar “El celoso extremeño” el mismo tema que en el entremés “El viejo celoso” o en el entremés “Elección de los alcaldes de Daganzo” se dará la aparición de personajes del estilo de Sancho Panza.

El caso es que en las distintas ocasiones de acudir en el verano a Almagro y disfrutar de su festival de teatro clásico, además de las obras más solemnes, también he tenido oportunidad de presenciar obras menores, como los entremeses cervantinos. Ligeros, de corta duración, chispeantes, irónicos y coloristas, sirven para algo más que pasar un rato agradable y distraído. En todos ellos, de manera harto atrevida, se pone sobre la mesa algún tema de actualidad y se deja oír la crítica a las costumbres de la sociedad del momento que, pasados los siglos, vienen a ser bastante similares y merecedoras de las mismas críticas.

Sigue leyendo