Poesía cerBantina

Poesía cervantinaPoesía cervantina será el espacio donde tengan cabida aquellos poemas que traten aspectos del mundo de Cervantes, literario o biográfico. También algunas de las propias creaciones del autor de las Novelas Ejemplares o cualquier aportación de los lectores, si alguno de quienes lean en este espacio tiene algún poema propio y la generosa intención de compartirlo aquí, enviándolo a través de los comentarios (que luego se editaría como entrada) o haciéndolo llegar a la dirección de correo electrónico:  leondar2050@gmail.com

La poesía, como el teatro, no fueron los caminos por los que alcanzar la celebridad y el reconocimiento mundial de Miguel de Cervantes Saavedra. Sería la prosa y la acertada creación de la novela entendida en sentido moderno, que alcanzaría su mayor y mejor expresión en las páginas del Quijote, lo que supondría, finalmente, la revelación del genio literario del autor español. Pero, tanto en el campo de la dramaturgia como en la lírica, Cervantes nos regala una literatura de gran calidad, con la apuesta en el teatro por el uso de la prosa cuando Lope de Vega era el indiscutible dueño del arte escénico desde el verso.

Sea, pues, este sencillo rincón lugar de encuentro con la poesía que celebre a Cervantes. No hay otra intención más allá del reconocimiento, que es agradecimiento, y reivindicación del autor universal de las letras españolas.

Sea.

1.- Variaciones sobre Dulcinea- González Alonso  2.- Ovillejos – Cervantes (I,27)  3.- ¡Ay fortuna! – Agurtzane Zubizarreta  4.- Diálogo entre Babieca y Rocinante – Cervantes (I, Prólogo)  5.- El hidalgo y Sancho Panza – González Alonso  6.- Soneto de amor de Cardenio (I-23) – Cervantes   7.- Rocinante – González Alonso  8.- Ausencias de Dulcinea – Cervantes (I,26)  9.- Una triste figura – Raúl Muñoz González  10.- Sancho Panza amigo – González Alonso 11.- Soneto (Santa amistad… I-27) – Cervantes 12.- Don Quijote y Sancho Panza en ovillejos – González Alonso 13.- Es de vidrio la mujer(I-33) – Cervantes 14.- Busco en la muerte vida(I-33)- Autor desconocido 15.- Soneto (a Clori.- I34)-Cervantes 16.- El burro de Sancho Panza – González Alonso 17.-  Maritornes – González Alonso  18.- Yo sé que muero (I-34) Cervantes 19.- Cuatro ovillejos para el Año Cervantino (2016) – JP Mañueco 20.- La pastora Marcela – González Alonso 21.- Almas dichosas (I,40)Cervantes 22.- De entre esta tierra estéril (I,40) Cervantes 23.- El vizcaíno (González Alonso) 24.- El bachiller Sansón Carrasco (González Alonso) 25.- Romance amoroso (I,43) Cervantes 26.- Visiones de don Quijote (González Alonso) 27.- Liras sextinas de amor (I,43) Cervantes 28.- Ginés de Pasamonte (González Alonso) 29.- Epitafio (I, 52) Cervantes 30.- Retrato (González Alonso) 31.- Teresa Cascajo (González Alonso) 32.- In laudem Dulcineae del Toboso (I, 52) Cervantes  33.- La espada de don Quijote (González Alonso)

Anuncios

4 pensamientos en “Poesía cerBantina

  1. Hola Julio, dejo aquí el poema. Un placer siempre compartir contigo.

    Un abrazo, amigo.

    UNA TRISTE FIGURA ( a Julio G. Alonso )
    ¿ A qué huelen estos campos?
    Estaba profundamente dormido
    cuando el perfume del monte se coló en mi sueño.
    Debió de entrar por la vista, o los oídos, no puedo estar seguro ahora.
    Tenía yo la costumbre de olfatear libros, antes del sueño.
    No sabría decir a qué olían, sólo recuerdo una figura
    que se desvanecía, difuminándose en los poemas.

    Fue entonces cuando recosté mi cabeza sobre los montes,
    me estiré a lo largo y ancho de aquellos campos, donde nunca se ponía el sol;
    solamente se vislumbraba, más allá de los párpados, la tristeza,
    la sombra de los que duermen y olvidan
    su triste realidad.

    Desde que tú apareciste en mi sueño, asegurándome que los campos huelen
    a Castilla, ya no puedo continuar dudando del hombre que allí vive, rodeado de monte.
    Ahora ya comprendo los motivos, las razones que nos llevan
    a la locura. La tristeza está en los ojos de quien contempla la injusticia;
    y la nobleza, en quienes son capaces de volverse locos para arremeter, sin descanso,
    contra los molinos de viento.

    Los que a sí mismos se llaman cuerdos, los que aún siguen durmiendo, no saben
    a qué se enfrentan. Ahora que estoy despierto, permíteme -dulce amigo-
    retirar con suavidad la injusticia, para que más hombres y mujeres vean
    su triste figura, el pan en el trigo de tus ojos. Quiero que sientan la bondad,
    la caricia de tus manos de harina.

    Sepa todo el mundo que seguimos soñando, con la mancha en el corazón,
    y que ahora nos toca despertar, hacer realidad el sueño
    de aquel ingenioso hidalgo: Don Quijote de la mancha.

    Le gusta a 1 persona

    • Agradecido, amigo Raúl, por partida doble: por dejar el poema en este espacio y por haber merecido tu dedicatoria. Este espacio de poesía cervantina y cerBantaria se honra con la presencia de tus versos. Otra vez y muchas veces muchas gracias. Con un abrazo.
      Salud.

      Julio

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s