Don Quijote de la Mancha.- Segunda parte, capítulo trigésimo quinto

Dulcinea y MerlínEl ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha
Miguel de Cervantes Saavedra

Segunda  parte.- Capítulo trigésimo quinto

Donde se prosigue la noticia que tuvo don Quijote del desencanto de Dulcinea, con otros admirables sucesos

Dulcinea, que nunca aparecerá en la novela siendo ella misma como personaje, sí lo hará representada a través de la imagen de una labradora o de la figura encantada en la Cueva de Montesinos; en este capítulo se nos presentará excepcionalmente hermosa y a salvo, provisionalmente, de encantamientos, para recriminar con dureza a Sancho su negativa a darse los tres mil trescientos azotes que el mago Merlín le impone para ser definitivamente desencantada.

En la misma carroza de Dulcinea, acompañada por disciplinantes portando hachones de luz, venía también el mago Merlín, portador de la noticia con las condiciones para que la dama de don Quijote recuperara su condición.

Sigue leyendo

Anuncios

La señora Cornelia

La señora Cornelia.-Miguel de Cervantes SaavedraLa señora Cornelia – Novelas ejemplares
Miguel de Cervantes Saavedra

Dos jóvenes caballeros, amigos y estudiantes en Salamanca, deciden abandonar sus estudios e ir a Flandes para ver mundo y enrolarse en el ejército. Sus padres, advertidos de sus pretensiones, les piden que vuelvan a España con tantas y tan buenas razones que así lo harán, no sin antes proponerse conocer, al menos, todas las ciudades más importantes de Italia. Vistas todas, descubren en Bolonia su universidad y quieren continuar allí sus estudios, a lo que sus padres acceden de buen grado.

Sigue leyendo

Al morir don Quijote.- Andrés Trapiello

No quisiera dejar pasar la ocasión de recomendar una lectura  para la cual no hace falta haber leído previamente el Quijote y que viene servida de la mano de Andrés Trapiello con el título Al morir don Quijote (Ediciones Destino, Barcelona.-2004).

El escritor leonés (Manzaneda de Torío, León.-1953), apasionado de la obra cervantina en general y del Quijote en particular, recrea en esta novela la vida de los personajes que dan vida al Quijote una vez que éste ha muerto. No es difícil hallar referencias a la obra cumbre cervantina en otras publicaciones de este autor, como se puede leer en su premio Nadal 2003, Los amigos del crimen perfecto (pag.48) (Destino, Barcelona.-2003): Las novelas policiacas clásicas, como yo las entiendo, son cosa de hombres, como las de caballería. ¿Quién es Dulcinea? Nada, nadie, una sombra, el deseo de don Quijote. Por eso el Quijote no les gusta a las mujeres. Allí no sale una mujer romántica, que suspira. El que suspira es el hombre, y eso a las mujeres no les gusta ni en la vida ni en las novelas. O como agrega más adelante (pág. 287): a don Quijote, para vivir, le bastaba con lo ficticio. Lo necesario acabó con su locura, pero también con su vida.

Sigue leyendo

Don Quijote de la Mancha.- Segunda parte, capítulo trigésimo cuarto

Sancho Panza cuelga de la ama de una encinaEl ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha
Miguel de Cervantes Saavedra

Segunda  parte.- Capítulo trigésimo cuarto

Que cuenta de la noticia que se tuvo de cómo se había de desencantar la sin par Dulcinea del Toboso, que es una de las aventuras más famosas deste libro

Los duques organizan una montería para cazar un jabalí. Cuando Sancho Panza ve al animal sale huyendo y abandona a su burro. En su carrera se encontró con una encina a la que intentará subirse, pero se rompió una rama en la que se apoyaba y al caer quedó colgando enganchado en un gajo. Se le desgarraron las vestiduras de caza que los duques le habían regalado y que él estimaba en mucho valor; así, colgado boca abajo, empezó a dar gritos de auxilio.

Abatido el jabalí, don Quijote acude a los gritos de su escudero. Lo encuentra acompañado de su rucio que miraba perplejo a su amo colgando de la encina. Sancho es bajado a tierra mientras se lamenta del estado de su vestido.

Más tarde, ya en la tienda de caza, Sancho y el duque mantendrán una interesante conversación sobre la oportunidad y necesidad o no de la caza mayor, que Sancho ni ve conveniente ni oportuna ya que con ella se pone en riesgo la vida del cazador, mientras que el duque la defiende como un buen ejercicio y entrenamiento para la guerra. Sancho usa de tantos refranes en sus argumentos que desata el enfado de don Quijote, el cual, airado, se lo recriminará agriamente.

Sigue leyendo

La guarda cuidadosa

Los celos en La guarda cuidadosa
Miguel de Cervantes Saavedra

Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

Esta pieza teatral forma parte del conjunto de obras conocidas como entremeses. Se trata de obras cortas, más breves que las comedias, que siguen la huella de los célebres “pasos” de Lope de Rueda, escritas con entera libertad y destinadas a ocupar el espacio de los entreactos en las representaciones. Miguel de Cervantes parece escribirlas liberado de dos de sus grandes obsesiones: el éxito indiscutible de Lope de Vega y la experiencia necesariamente traumática de su cautiverio en Argel. El resultado son unas piezas de indudable frescura y espontaneidad, no exentas de la carga irónica que caracteriza la escritura del Quijote.

Sigue leyendo

La conciencia burguesa en el Quijote.- Santiago Montserrat

La conciencia burguesa en el QuijoteLa conciencia burguesa en el Quijote
Santiago Montserrat
Edición- Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), 1968, 2ª edición
Colección de Ensayos y Estudios dirigida por Emilio Sosa López

El libro, escrito desde una perspectiva marxista, interpreta históricamente la novela del Quijote en el contexto de la lucha de clases. Resulta interesante la aportación de una mirada, si no nueva, al menos distinta, a la obra de Cervantes. Por ello, lo primero que aborda el autor es la época en la que el Quijote hace su aparición; época de crisis caracterizada por “la voluntad de secularización del pensamiento y de la vida” en lo filosófico, y en lo social “por el advenimiento de la burguesía” a la que atribuye dos características: “el espíritu de lucro y codicia” y la “voluntad tenaz de dominio de la naturaleza”.

En la pugna de la burguesía se da una asimilación de ciertas formas decadentes de la nobleza que supo adaptarlas a “su propia concepción del mundo”. Este proceso se hará lentamente pero de manera imparable, coexistiendo los cada vez más inútiles ideales medievales junto con los valores y concepciones humanistas de la burguesía emergente. El teocentrismo medieval persistirá para acabar dando paso a un mundo en el que el hombre ocupará el centro del mundo y la cultura. La economía se transforma, la riqueza y el poder cambian de manos y aparecerá “el ciudadano como entidad política individual”. Cuando las ciudades comienzan a gravitar en el centro de la actividad económica con el comercio y la industria, la cultura echa raíces y brota el árbol robusto de una vida nueva que cada vez menos tiene que ver con el ideal medieval y caballeresco.

Sigue leyendo

Don Quijote de la Mancha.- Segunda parte, capítulo trigésimo tercero

Plática de Sancho con la duquesa y las sirvientasEl ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha
Miguel de Cervantes Saavedra

Segunda  parte.- Capítulo trigésimo tercero

De la sabrosa plática que la duquesa y sus doncellas pasaron con Sancho Panza, digna de que se lea y de que se note

 Y vemos así cómo Sancho, explicando a la duquesa de qué manera se las ingenió para hacer creer a don Quijote que había visto a Dulcinea encantada, se despacha a gusto tildando a su amo de loco rematado y mentecato capaz de decir, sin embargo, “cosas discretas” y bien encaminadas. La duquesa argumentará, entonces, que si don Quijote está loco y Sancho le sigue y le sirve es que é mismo debe de estar “más loco y tonto” que su amo, por lo que ve comprometido darle una ínsula para que la gobierne.

Sancho Panza se explicaSancho no se desdice y apunta las razones por las que sigue a su amo, entre las que descuellan la fidelidad, el lugar común de nacimiento, el quererlo bien, el ser don Quijote agradecido y los pollinos que le libró en pago de sus servicios como escudero. Una extraña mezcla de afecto e interés. Proseguirá su discurso con una estupenda sarta de refranes que subrayan cómo se puede ser feliz en cualquier circunstancia, incluso la de pobre, y ponen de manifiesto la igualdad de los hombres y mujeres ante las necesidades y la muerte. Acepta con entereza la posibilidad de no ser nombrado gobernador y entiende que el serlo puede acarrearle muchos beneficios tanto como muchos perjuicios, pero que el no serlo será de algún beneficio, al menos, a su conciencia.

Sigue leyendo

La española inglesa

La española inglesa, novela ejemplar de CervantesLa española inglesa
Miguel de Cervantes Saavedra

“La española inglesa”, como “novela ejemplar”, no carece de moraleja o advertencia a modo de enseñanza; su final concluye así: “Esta novela nos podría enseñar cuánto puede la virtud y cuánto la hermosura, pues son bastante juntas y cada una de por sí a enamorar aun hasta los mismos enemigos, y de cómo sabe el cielo sacar de las mayores adversidades nuestros mayores provechos”.

La española inglesa ante a reina de InglaterraToda la historia  de esta novela transcurre en una sucesión de enredos y situaciones extraordinarias y paradójicas. En su lectura se anticipa con facilidad un final que promete ser feliz y cada episodio dramático nos anuncia un desenlace tan increíble como venturoso. La trama, bien urdida, nos conduce con curiosidad e intriga a lo largo de su desarrollo.

Sigue leyendo

La sombra de otro.-Luis García Jambrina

La sombra de otro, de Luis García Jambrina

1ª edición: octubre de 2014.- Ediciones B, S.A. (Grupo Zeta) Barcelona.- ISBN: 978-84-666-5554-5

La sombra de otro es una biografía novelada de Miguel de Cervantes relatada a través de los testimonios de uno de sus peores enemigos, Antonio de Segura o Sigura.

La envidia va a ser el motor de la historia de persecuciones, difamaciones y toda clase de artimañas puestas en marcha por el que sería aparejador de la Corte, escritor frustrado y persona influyente junto al rey Felipe II. Antonio de Segura conocería de forma fortuita a Cervantes y a partir de ese instante se convertirá en su obsesión.

La novela, ágil y bien documentada, se adentra en los vericuetos de la vida de Miguel de Cervantes y su familia, sus aspiraciones, fracasos y penalidades, así como sus éxitos. En cada pasaje de su vida puede verse reflejada alguna de las aventuras que más tarde formarán parte del libro de libros y obra inmortal, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, o el Quijote, como popularmente es conocido. Después de referirnos los oficios de Rodrigo de Cervantes, padre del célebre autor de Las Novelas Ejemplares y el mencionado don Quijote, como cirujano barbero, muy desprestigiado, modesto y tenido por oficio de judíos y cristianos nuevos, nos revelará la vida itinerante de la familia y otras circunstancias que nos sitúan ante el ambiente y modo de vida de Miguel de Cervantes y muchas de las razones de su escritura.

Sigue leyendo

Don Quijote de la Mancha.- Miguel de Cervantes. Puesto en castellano actual íntegra y fielmente por Andrés Trapiello

Don Quijote de la Mancha, versión de Andrés TrapielloNo estamos ante una osadía, sino ante una necesidad. El número de los que se acercan a las páginas del Quijote y se desaniman a causa del lenguaje de los siglos XVI y XVII parece ser una de las razones que justifican este trabajo. De cualquier modo, aparte de la ocasión de celebrar el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, siempre son bienvenidas iniciativas como la que hoy se comenta.

Hay que advertir que la edición de este Quijote es en todo rigurosa, fiel y respetuosa en su estilo e intención con el Quijote original. Tal vez no resulte tan atractivo para quienes hayan leído y disfrutado con otras ediciones más próxima a la princeps, acostumbrados a los giros y usos del español del Siglo de Oro. Pero, indudablemente, será de gran utilidad a lectores noveles o más acostumbrados a la prosa actual. La ventaja, en todo caso, es la de disfrutar la ocasión de enriquecerse con un vocabulario luminoso y ajustado, variado en la designación de profesiones, objetos, vestimentas y alimentos, así como en expresiones y refranes que se han perdido, pero que entendemos de manera inmediata.

Prologada por Mario Vargas Llosa, el autor leonés Andrés Trapiello se lanza a esta aventura campos de las letras adelante y sale vencedor de la empresa. Su conocimiento de la obra cervantina -pero, sobre todo, su amor por ella- han sido su auxilio en la batalla, continuación de otras como Al morir don Quijote (2005),  El final de Sancho Panza y otras suertes (2014) o los ensayos Las armas y las letras (1994) y Las vidas de Miguel de Cervantes (1993). Dejaremos hoy a un lado premios y reconocimientos. Nos quedamos ahora con este magnífico trabajo y del disfrute asegurado, risa, sonrisa, reflexión, sorpresa, duda… de todo aquél que se avenga a su lectura.

González Alonso