Romance amoroso

Marinero soy de amor
y en su piélago profundo
navego sin esperanza
de llegar a puerto alguno.

Siguiendo voy a una estrella
que desde lejos descubro,
más bella y resplandeiente
que cuantas vio Palinuro.

Yo no sé adónde me guía
y, así, navego confuso,
el alma a mirarla atenta,
cuidadosa y con descuido.

Recatos impertinentes,
honestidad contra el uso,
son nubes que la encubren
cuando más verla procuro.

¡Oh clara y luciente estrella
en cuya lumbre me apuro!
Al punto que te me encubras
será de mi muerte el punto.

Miguel de Cervantes Saavedra

Romance organizado sobre el tópico de la nave de amores correspondiente al capítulo 43 de la primera parte del Quijote. Un mozo de mulas que, en realidad, es un muchacho rico llamado Luis  seguía a su enamorada, la hija del hermano del cautivo, por nombre Clara, en su viaje a Sevilla en donde debían embarcar para América.


Anuncios