Don Quijote de la Mancha.- Segunda Parte, capítulo sexagésimo segundo

El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha
Miguel de Cervantes Saavedra

Segunda  parte.- Capítulo sexagésimo segundo

Que trata de la aventura de la cabeza encantada, con otras niñerías que no pueden dejar de contarse

En casa de su anfitrión en Barcelona, el amigo del bandolero Roque Guinart, el rico hombre don Antonio, Sancho Panza se felicita por su suerte creyendo repetir la experiencia de las bodas de Camacho, disfrutando mucho de los manjares y hablando poco, si no es para puntualizar –y don Quijote lo corroborará- que no se considera tragón ni sucio, capaz de pasarse hasta ocho días con unos frutos secos o de celebrar con generosidad las ocasiones de comer bien y abundante. Se citan dos platos muy conocidos en la época, como es el manjar blanco y las albondiguillas; el primero era considerado un plato de lujo y entre sus ingredientes se cuentan las pechugas de gallina con caldo, leche, azúcar, sal, sémola de trigo o arroz, todo ello convertido en una pasta  frita como los buñuelos. Es un plato que hoy se come en Turquía. En cuanto a las albondiguillas hay que decir que se abusaba de los complementos añadidos a la carne picada y que se tuvieron que dictar normas sobre su composición. Ambos alimentos también se servían en la calle.

En un aparte, don Antonio el muestra a don Quijote una cabeza de bronce encerrada en una habitación y le explica que fue encargada y construida por un mago o encantador, teniendo la cualidad de responder a cuantas preguntas se le hicieran a la oreja. Don Quijote, que hasta ahora imaginaba y veía cosas portentosas, ingenios y encantamientos por todas partes, tiene sus reservas sobre la susodicha cabeza, pero calla y espera a hacer la prueba que el dueño le promete para el día siguiente.

Entre otras cosas, don Antonio invita a don Quijote a darse un paseo a caballo por Barcelona. Sin que se diera cuenta, le colgarán un cartel en la espalda anunciando su nombre, así que don Quijote –que no abe del engaño- se sorprende y enorgullece de ser tan conocido de todo el mundo. Uno de los viandantes, enojado, le increpará con estas palabras: ¡Válgate el diablo por don Quijote de la Mancha! ¿Cómo que hasta aquí has llegado sin haberte muerto los infinitos palos que tienes a cuestas? Tú eres loco, y si lo fueras a solas y dentro de las puertas de tu locura, fuera menos mal, pero tienes propiedad de volver locos y mentecatos a cuantos te tratan y comunican; si no, mírenlo por esos señores que te acompañan. Vuélvete, mentecato, a tu casa, y mira por tu hacienda, por tu mujer y tus hijos, y déjate de destas vaciedades que te corcomen el seso y te desnatan el entendimiento.

La intervención del castellano es replicada por don Antonio para decirle que nadie le había pedido consejo y que siguiera su camino, lo que hará admitiendo que dar consejos a don Quijote era como dar coces contra el aguijón.

Llegada la noche, después de la cena,  la mujer de don Antonio organizará un sarao en el que tuvieron a don Quijote bailando sin parar hasta que cayó rendido en mitad de la pista y tuvo que ser retirado en volandas a la cama.

Al día siguiente tendrán el encuentro con la cabeza parlante que, aunque confesó que no juzgaba los pensamientos, después de la broma y a los pocos días sería desmontada por temor a que la Inquisición tuviera oídos de ella y viera en su funcionamiento un delito. Si hay otras intenciones tras este pasaje que Cervantes quiso expresar o denunciar no lo puedo asegurar, pero caben todas las conjeturas. Lo que sí está comprobado es que en la época ya existía un precedente de dicho ingenio en la llamada cabeza parlante de Tábara, en tierras zamoranas, que se encargaba de anunciar desde lo alto de la torre del campanario de la iglesia y a grandes voces la entrada en el pueblo de cualquier clase de judío, fuese éste converso o no.

Se promete acudir a una carrera de cintas a caballo, llamada juego de la sortija que también ha sido citada en el capítulo 59 de esta segunda parte de la novela. El caso es que estas carreras siguen celebrándose todavía a día de hoy en numerosos pueblos del antiguo Reino de León, de las que, siendo niño, tuve ocasión de presenciar algunas en las fiestas patronales.

El segundo paseo por Barcelona lo hará don Quijote a pie y desarmado. Al descubrir el rótulo de una imprenta se interesará por conocer su funcionamiento; allí descubre cómo se preparan las planchas para imprimir, cómo se colocan los tipos y preparan las hojas, junto con otros detalles. La visita le brinda la ocasión de hablar sobre el número de ejemplares de cada tirada y manifestar lo que don Quijote piensa sobre la conveniencia o no de traducir las obras literarias en un sabroso diálogo con el impresor. Encuentra y alaba el libro que se estaba imprimiendo, “Luz del alma”, de Fray Felipe de Meneses, de clara influencia erasmista y de Bartolomé de Carranza.

El otro ejemplar que don Quijote ve preparado para su impresión es, precisamente, la “Segunda parte del ingenioso don Quijote de la Mancha” firmada por un autor de Tordesillas que ni siquiera quiere nombrar, aunque todos saben que se refiere a Alonso Fernández de Avellaneda. Este encuentro le produjo al caballero andante cierto despecho y enfado a tenor de las observaciones que sobre el mismo hace: Ya yo tengo noticia deste libro, y en verdad y en mi conciencia que pensé que ya estaba quemado y hecho polvos por impertinente; pero su San Martín le llegará como a cada puerco, que las historias fingidas tanto tienen de buenas y de deleitables cuanto se llegan a la verdad o la semejanza della, y las verdaderas tanto son mejores cuanto son más verdaderas.

Salieron de la imprenta y don Antonio les manifiesta su intención de acercarse al puerto para ver las galeras, lo cual parece bien a don Quijote y alegra en gran manera a Sancho Panza.

González Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s