La fuerza de la sangre.- Novelas ejemplares (Miguel de Cervantes Saavedra)

La fuerza de la sangre.- Novelas ejemplares.
Miguel de Cervantes Saavedra

Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio,S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

Un hidalgo de edad, su mujer, niño pequeño, hija de 16 años y criada vuelven a su casa de Toledo. Un caballero de sangre ilustre, rico, inclinación torcida y en las malas compañías de tres amigos, secuestra a la muchacha, la conduce a su casa y en la oscuridad de la alcoba la viola.

De manera tan descarnada como real nos presenta Cervantes esta noticia convertida en historia a través de la cual nos revela los males de su tiempo y la situación de la mujer en el siglo XVII.

El problema de la honra es protagonista principal del discurso. Leocadia, la joven violada, pedirá a su violador que la mate antes de hacer pública su deshonra para pedirle luego que oculte lo ocurrido en un discurso desenvuelto y muy bien argumentado para una joven de 16 años, de manera que el propio Cervantes lo justifica por boca de la propia joven: “No sé cómo te digo estas verdades, que se suelen fundar en la experiencia de muchos casos y en el discurso de muchos años, no llegando los míos a diecisiete”.

Se marca la diferencia entre amor y sexo: “…un impulso lascivo, del cual nunca nace el verdadero amor, que permanece, en lugar del ímpetu, que se pasa”.

El joven, que había perpetrado la violación a oscuras para no ser reconocido, decide finalmente liberar a Leocadia y vendándole los ojos la deja en el centro de la ciudad. La muchacha, en el tiempo que Rodolfo la había dejado a solas, había tomado de la estancia un pequeño crucifijo de plata, “no por devoción ni por hurto” –dice Cervantes- “sino llevada de un discreto designio suyo”. Leocadia llega a su casa, cuenta a sus padres todo lo ocurrido y les muestra la cruz de plata declarando su idea de utilizarla para descubrir al autor del delito. Los padres le aconsejan guardar la cruz ante el hecho de que “más lastima una onza de deshonra pública que una arroba de infamia secreta”, considerando, además, que “la verdadera deshonra está en el pecado, y la verdadera honra en la virtud”.

El tiempo pasa, Rodolfo se va a Italia olvidando lo sucedido y Leocadia dará a luz a un hijo en secreto y en su casa. Pasados unos cuatro años lo traerán de una aldea a donde lo habían llevado y lo presentarán como un sobrino.

Las circunstancias harán que el hijo de Leocadia nacido de la violación sea muy hermoso y accidentalmente sea herido de gravedad al ser arrollado por un caballo. El niño, llamado Luis, pierde gran cantidad de sangre y es recogido y atendido en su casa por un caballero que resultará ser el padre de Rodolfo, abuelo del niño. Leocadia y sus padres acudirán a la casa donde está siendo atendido el niño y ésta reconocerá el aposento, confesará sus temores a los dueños, lo probará con el crucifijo de plata sustraído, los correligionarios de Rodolfo certificarán lo ocurrido hacía cuatro años y el parecido del niño con su padre se hace todavía más evidente a los ojos de los abuelos. De manera inmediata harán volver a Rodolfo de Italia y a través de distintos enredos ambos jóvenes se conocen, se enamoran y casan, con un final feliz para las dos familias.

Pero no todo es tan aparentemente feliz en la novela de Cervantes. Digamos que se ponen de relieve aspectos tan relevantes como:

1.- La condición de la mujer en el siglo XVII y la dureza con que era tratada si perdía su honra o tenía un hijo sin estar casada.

2.- El machismo imperante de la época y la doble vara de medir la moral de hombres y mujeres, pues lo que a la mujer se le censuraba y castigaba era disculpado en el hombre e incluso era bien visto.

3.- Se produce un delito, pero no se castiga. Incluso recibe su premio en forma de matrimonio haciéndosenos difícil imaginar a una mujer enamorada de su violador.

4.- La idea que se tenía de la mujer, como hija de Eva, era la de ser mala por naturaleza considerándola un ser inferior e imperfecto.

5.- En base al honor del hombre, las  funciones de las mujeres eran la casa, los hijos y satisfacer al marido.

6.- El final esperado y deseado por la mujer como modo de vida era indefectiblemente el matrimonio.

Se puede ver en esta “fuerza de la sangre” algún modo de metáfora del sacrificio y redención cristiana en la cruz de plata testigo de la infamia. Y para los lectores atentos, muchas cosas más. En este sentido, recomiendo a quien tenga mayor interés, seguir la lectura del estupendo texto de IcIcarmen3 – IES Miguel Catalán-Zaragoza.

Vale.

González Alonso

Anuncios

7 pensamientos en “La fuerza de la sangre.- Novelas ejemplares (Miguel de Cervantes Saavedra)

  1. Pingback: Cervantes | OTRAS MIRADAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s