Don Quijote de la Mancha.- Primera parte, capítulo trigésimo segundo

El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha
Miguel de Cervantes Saavedra

El curioso impertinente.- Don Quijote de la Mancha

Primera parte.- Capítulo trigésimo segundo

Que trata de lo que sucedió en la venta a toda la cuadrilla de don Quijote

Venimos de Sierra Morena camino de vuelta al lugar de don Quijote, según habían maquinado el cura y el barbero con la ayuda de Dorotea y Cardenio, y llegamos a la misma venta en la que Sancho había sido vapuleado y manteado y a donde se había negado a entrar en su encuentro con el cura y el barbero cuando él creía dirigirse al Toboso con la carta para Dulcinea y su libranza de los tres pollinos, montando a Rocinante tras el robo o la desaparición confusa de su rucio, y los dichos cura y barbero iban, a su vez, en busca de don Quijote con la intención de volverlo a su casa. Esta vez, a Sancho no le quedó más remedio que acompañar a toda la comitiva y pisar la temida venta en la que Maritornes hacía sus labores y en las que –sin comerlo ni beberlo- se vieron envueltos amo y escudero con tan malas consecuencias.

Don Quijote, apenas puesto el pie en la venta, pide ir a dormir y una cama mejor que la anteriormente recibida. Le dan la misma y en el mismo cuartucho de la vez anterior, pero no repara en ello de tan cansado que iba y se echa a dormir y seguirá dormido todo el capítulo, sin tomar parte en cuanto en la venta ocurra, que por venta y no por castillo la tomara ahora.

Al hilo de las lecturas caballerescas que llevaron a don Quijote a la locura, el ventero descubre que cuenta con algunos de esos libros y confiesa el gusto que tiene por ellos y cómo los disfruta cuando a la venta llega alguien que sabe leer y lo hace en voz alta para que todo el mundo pueda seguir la historia. Por eso, se opone a la intención del cura de quemarlos. Lo curioso es que, tanto él como  los demás,  creen verdaderas estas historias y todos destacan lo que más les gusta; así, unos prefieren los episodios en los que las luchas y las peleas cobran protagonismo, las mujeres declaran sus preferencias por las escenas amorosas y todos alaban lo increíble de las aventuras. El cura insiste en la falsedad de cuanto en dichos libros se cuenta, pero al ventero le parece que no tiene razón, pues está escrito en libros y, además, dado el visto bueno y firmado por las autoridades civiles y eclesiásticas, que no pueden mentir. El valor y la verdad de la letra impresa son indiscutibles para la gente de la venta.

La venta de Maritornes.- Don Quijote de la ManchaSancho Panza oye la segunda mitad de la conversación en la que el cura explica cómo las historias de caballeros andantes son exageraciones imaginadas y cómo el ventero –que, como hemos dicho, creía a pies juntillas que eran verdaderas- admite que lo de los caballeros andantes era cosa de otras épocas y que ya no existían. Esta conclusión le deja confuso a Sancho y le hace dudar de continuar o no al servicio de don Quijote.

Entre los papeles que junto a los libros de caballerías había en la maleta, el cura encontró unos manuscritos que llevaban por título Novela del curioso impertinente. Enseguida se interesa por la novela y el ventero el explica cómo la maleta y lo que contiene no es suyo, sino de alguien que la había olvidado en la venta y que, si volvía por allí, se la devolvería aun con gran pesar de desprenderse de los libros de caballerías que tanto disfrutaba. Le pide entoces el cura que se la deje leer y copiar, a lo que accede el ventero. Pero, suscitada la curiosidad, todos acaban a su vez por pedirle al cura que se la leyera en voz alta; sobre todo, Dorotea, que no parecía tener sueño. El cura, gustoso, da comienzo a la lectura de la novela justo en el  mismo punto en que concluye este capítulo trigésimo segundo de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

González Alonso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s